¡¡Síguenos por e-mail!!

miércoles, 18 de marzo de 2015

La fantasía de Atlantis y la realidad de la Torre del Pirata

Cuando la fantasía se confunde con la realidad


Cuando uno comienza una aventura nunca sabe si lo que está viviendo es real o es fantasía pero, en la mayoría de las ocasiones, ambas se confunden.

Esta ruta era más que un día de excursión, era un reto para nosotros. No es fácil hacer un "viaje" con tanta energía por un lugar tan cercano y en tan poco tiempo como el vivido por este telúrico camino repleto de dureza, de simbología, de naturaleza, de mitos y de leyendas. 

La aventura comienza en la pequeña Cala D´hort que tiene en frente a la reserva natural de Es Vedrà, islote que desprende una energía fuera de lo normal, la ideal para poder coger el primer impulso para el camino. A través de la naturaleza costera, nos vamos alejando hacía el Este hasta llegar a un punto clave, cruce de caminos y de elecciones. Ese punto es donde decidimos si nos adentramos a la fantasía o a la realidad, si vamos hacía Atlantis (Mito) o hacia la Torre de "Es Savinar" (Realidad). Como ya comentamos, el reto de esta ruta era la inmersión a un mundo fantástico, mítico y mágico; y para ello, no hay mejor lugar que Atlantis (Sa Pedrera). Hippies, budistas, Piratas, canteros de marès e incluso (según los mitos) seres de "otro mundo" se han manifestado por esta zona o "ciudad"...pero... ¿Cuál es la realidad?.

No es un camino claro, apenas alguna señalización y unos "Mandalas" circulares de piedras (que te confirman que la magia existe) te hace dirigir al comienzo del verdadero camino para una bajada que empieza con ilusión, pero que se complica según vas bajando y va pesando en la mente del senderista... ¿esto lo tendré que subir después? Te preguntas!! y no quieres respuesta porque sigues ilusionado con lo que te depara el descenso. A medio camino encuentras el segundo punto mítico de la ruta: "La cueva del Buda". En una gran piedra nos encontramos dibujado un maravilloso Buda (parece ser que lo hizo un joven japonés y budista en los años 60 para consagrar el lugar como leyenda) que "defiende" a la pequeña cueva pegada a él y a sus amuletos que siguen la tradición Hippy de dejar ofrendas a cambio de energía y protección divina. Maravilloso!

En la siguiente etapa, nos encontramos con las famosas "Dunas" de Atlantis... amadas para la bajada... odiadas en la subida. Mientras tanto, ya divisamos formas geométricas casi perfectas de los acantilados a donde nos dirigimos...por momentos piensas que estás llegando a una ciudad cubierta por arena, piedra y agua. Que se hunde o que intenta salir, pero que fue de otro mundo. En ese momento, ya estás en tu mundo de fantasía y leyendas. No puedes dejar de mirar por cualquier rincón buscando símbolos, figuras extrañas o caras que parecen los guardianes de la "ciudad". Te sientes con tanta energía que saltas por un lado u otro, por zonas irregulares que son regulares, por zonas de piedra que son de agua, y zonas reales que son espejismos... te vuelves a preguntar ¿Cual es la realidad de esto?... pero no importa la respuesta... solo importa lo que uno vive sumergido en ese mundo de fantasía.

Una vez que vas subiendo, vas volviendo a la realidad. La dureza de la subida te hace olvidar cualquier mito o elemento mágico... ni te despides del Buda en condiciones... solo subes...caminas... escalas...y llegas. Desde arriba miras desde el horizonte y te despides de esa ciudad mágica que tanto te ha emocionado llamada: Atlantis

Una vez repuesto con manjares de la tierra, debemos llegar al final de nuestro trayecto, un lugar donde te encuentras seguro y donde comenzó todo un movimiento hippy gracias al mirador de "Es Savinar" y la enérgica belleza de Es Vedrà y Es Vedranell. En el "Cabo des Jueus" hay un elemento que vigila y defiende esa mágica zona: La Torre del Pirata (Torre des Savinar). Dicho nombre viene debido a que, según la leyenda, se utilizaba esta torre para vigilar a los piratas que se escondían en Es Vedrà para acechar a los habitantes de Eivissa.

Una vez arriba, nos sentimos seguros, orgullosos por haber conseguido el reto, plenos por haber vivido una experiencia única, felices por haber "viajado" desde la realidad a la fantasía y viceversa. 

Y sí... es cierto...lo hemos comprobado... la fantasía se confunde con la realidad...pero... 

¿Cuál es la realidad?

2 comentarios:

  1. Bonito video,fantastica ruta, y un reportaje muy especial. Y la verdad mis felicitaciones a todos por hacerla completa. La próxima mas .

    ResponderEliminar
  2. Me maravilla haber pertenecido a una aventura como ésta tanto por la gente como por la magia experimentada. Cada paso dado fue un paso mágico, cada aliento recibido fue un aliento limpio. Sin duda, caminar es magia, así por tanto me decanto en esta ocasión por fantasía.

    ResponderEliminar